Pastel o tarta de calabaza

Pastel o tarta de calabaza

Este pastel o tarta de calabaza es ni más ni menos que la famosa pumpkin pie americana.

Es una tarta repleta de especias que le dan un sabor muy especial, y eso unido al contraste de un relleno cremoso y una base crujiente de masa quebrada, hacen que esté de auténtico… ¡escándalo! Además posee el dulzor justo para que esos matices sean los auténticos protagonistas. 🤤

 

INGREDIENTES

500 gr de puré de calabaza

100 gr de azúcar

3 huevos

350 gr de leche evaporada

Una pizca de sal

1 cucharadita de postre de canela en polvo

1/2 cucharadita de cardamomo en polvo

1/2 cucharadita de nuez moscada en polvo

1/2 cucharadita de jengibre en polvo

1/4 de cucharadita de clavos de olor en polvo

Para la masa quebrada: 200 gr de harina de trigo

 

ELABORACIÓN:

 

 

  • Empieza cocinando la calabaza para obtener el puré de calabaza. 

 

Pon la calabaza en una bandeja de horno con papel de horno y ponla a hornear  a 180ºC con calor arriba y abajo y ventilador durante 1 hora, hasta que esté tierna.

Tritura la calabaza hasta que quede un puré fino y homogéneo, sin grumos y espera a que se enfríe para usarlo.

 

  • Ahora prepara la masa quebrada: 

 

Pon la harina en un bol tamizándola a través de un colador. Corta la mantequilla fría en trozos y mézclala con la harina, sin amasar demasiado, quedando una especie de migas.

Añade el resto de ingredientes: el agua fría, el huevo, la sal y el azúcar. Sigue mezclando con tus propios dedos para integrar los ingredientes hasta que se forme una bola más o menos uniforme.

Envuelve la bola en papel film e introdúcela en la nevera alrededor de 30 minutos.

Cuando la masa quebrada ya haya reposado sácala de la nevera y enciende el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y ventilador.

Extiende la masa sobre un papel de cocina con ayuda de un rodillo, hasta que quede fina y suficientemente amplia como para cubrir tu molde y las paredes del mismo.

Recorre las paredes con tus dedos para que la masa quede bien pegada a él y pinchala con un tenedor por toda su superficie en la base.

Ponle el papel del horno por encima, que quede bien pegado a ella, y coloca encima peso para que la masa no suba.

Introduce el molde a media altura en el horno y hornea la masa durante 10 minutos.

Saca el molde del horno, retira el papel y vuelve a introducirla en el horno durante 5 minutos más. Sácala al cabo de ese tiempo.

 

  • Preparación del relleno

 

Pon el puré de calabaza en un bol junto con el azúcar, la sal, las especias (canela, cardamomo, nuez moscada, jengibre y clavos de olor) y uno de los huevos.

Mezcla con unas varillas eléctricas o manuales, para que la mezcla sea homogénea.

Incorpora cada uno de los dos huevos restantes.

Añade la leche evaporada y mezcla hasta que la mezcla sea homogénea.

Vierte el relleno en el molde e introdúcelo en el horno a altura media y hornealo alrededor de 10 minutos.

Después baja la temperatura a 180ºC y sigue horneando la tarta durante 30 minutos más. Para averiguar si está ya lista pinchala con un palillo y si sale limpio ya puedes sacarla del horno.

Saca el molde del horno, espera a que se enfríe por completo y deja el pastel de calabaza en la nevera. Si reposa de un día para otro estará aún más sabroso.

Si te ha gustado no dudes en compartir la receta con tus amigos. ¡Esperamos que la disfrutes!

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito